jueves, 31 de enero de 2013

Cabeza y corazón, por favor decídanse a encontrarse.

Me gustaría definir en palabras lo que pasa por mi mente, son muchos pensamientos y ninguno pretende detenerse e instalarse a concretar sino que pasa de largo, como si en ese espacio no hubiese una silla, sillón o sofá donde descansar; me paso los días anhelando mis sueños, mis metas, mis ganas de ser y hacer más que lo que he hecho ahora. Me confunde la espera y me desespera que siempre los cambios se hagan lentos y aún cuando sé que llegan y se notan al tiempo, insisto en apresurar las explicaciones, tarde me llega el sentido de las cosas y quizás también pasan de largo como mis pensamientos.

Ellos, insisten en dar vueltas en mi cabeza, no se enfocan, no se detienen, ya no sé cuál es más importante, lo siento así como cuando todos levantan la mano en clase porque tienen la respuesta y ante tanta confusión retiro la pregunta y prefiero no saber. ¿Qué ubicar antes? ¿Qué va después? Lo importante, lo trivial, lo fundamental ¿En qué parte ubico eso? ¿Qué aplicación de android es buena para organizar ideas? Evernote ¿servirá para eso? o Pinterest.

Ya no sé en cual formato, etiqueta, grupo o programa enfocar mis ideas para que comiencen a fluir, qué motor me hace falta, buscar un motivo de arranque, la musa o inspiración que me ponga en funcionamiento y no en pensamiento, eso es lo que estoy buscando. Puede que sea mi corazón, lo siento y si pudiera escuchar aseguro que me dice algo; el pensamiento y el sentimiento no siempre andan mezclados pero cuando lo hacen van en búsqueda de algo que ya saben, no sé cómo pero lo alcanzan ellos juntos a donde llegan sí encuentran sofá donde instalarse, cual Joey y Chandler con TV nuevo, y ahí, ahí es que comienza la diversión.

Cabeza y corazón, por favor decídanse a encontrarse.

" Quien trabaja con las manos es un operario. Quien trabaja con las manos y la cabeza es un artesano. Quien trabaja con las manos, la cabeza y el corazón es un artista" 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario