martes, 13 de noviembre de 2012

martes, 23 de octubre de 2012

Una hoja en blanco

Tiempo sin pasar por aquí, pero es que hace tanto no me encontraba a la deriva para ponerme a decir lo que estoy pensando.

Pasa que nuevamente un sentimiento que creí perdido se alojó en mi corazón, no es algo trascendental es más bien ocasional, sin embargo tiene la importancia que merece, porque ante la inexistencia de este estado definitivamente tengo que decir algo. Debo agradecer que me ocurra, reconozco que es el inicio de algo que con los días culminará y espero que no valga la pena, asumo entonces que si mi corazón salta de emoción por algo que no está a mi alcance al menos me indica dónde está el camino.

Quiero aclarar que esto que estoy sintiendo es simple motivación de insistir en algo o simple ilusión pasajera que he de disfrutar, de igual forma, al menos me confirma que si sigo esperando que lo bueno llegue a mi vida es definitivo que no está del todo concreto, me faltan cosas por suceder y ahora es que tengo tiempo para escoger qué dejar o qué eliminar de mi entorno aunque me duela y muera de arrepentimiento.

Hoy no he descansado el pensamiento, la incertidumbre de quedarme y preguntar, de hacerme la desentendida, de obviarlo y continuar en lo mismo. Mi alma no es la más concreta y definitivamente no es la más paciente, qué insistente es el pensamiento que genera una película de algo que no ha ocurrido aunque sea lo ideal, aunque sea algo que me pudiera llegar a gustar.

En conclusión, (no debería concluir) porque de haber una historia al menos dejo una hoja en blanco, quizás es un capítulo más de mi cuento de grandes momentos o quien quita y sea una historias de esas que quedan continuas al pasar el tiempo.

Yo aquí sigo esperando a que lo mejor siga ocurriendo y lo que no es, es porque no tenía que pasar...

miércoles, 15 de febrero de 2012

La enseñanza de la aventura

Puedo hacer un libro de todas las decisiones acertadas y equivocadas que he tenido en mi vida y plenamente estoy segura que a donde sea que me dirigen me llevan por buen camino, digo esto porque si no hubiese aceptado esa invitación de aquel muchacho que conocí en la playa, a serle infiel a mi novio, no hubiese conocido a un hombre capaz de aceptarme como soy, lo que me hizo entender que podía encontrar un novio o pareja que no me criticara hasta la forma de mirar. Lo mismo con aquel otro novio con quien no decidí volver, después de tanta decepción e insistencia, porque seguramente no estaría feliz sino conforme por las comodidades que me ofrecía (y me sigue ofreciendo).

O tal vez aquel momento cuando dije: -es mejor no enamorarme del cacho y dejar las cosas como están-, siendo, el que hasta ahora ha sido, el mejor hombre que me ha tocado conocer en todos los aspectos, aunque el detalle fue no saber que una novia casi esposa lo acompañaba durante muchos años, -la desilusión hubiese sido apoteósica-.

Y qué les cuento de aquella vez que conocí a un muchacho por internet que no resultó ni feo ni mal hombre tanto así que -después de- el muchacho preguntó ¿qué somos? Terminamos siendo novios por unos meses hasta que vino un ovni y lo secuestró, pero aja la pasamos bien (y me tiene agregada al facebook siempre me dice que viene y no llega) La lección con esta historia es que no todos los amores por internet son malos o no puede resultar algo tangible.

Pero igual les contaré la otra parte del cuento, decidí insistir por las relaciones a distancias vía web y me encontré con otro buen prospecto ¡muy buen prospecto! que pensé no llegaría a conocer, resulta que las cartas fueron echadas y el destino hizo de las suyas, llegó el día y todo fue bonito hasta que me di cuenta que él no estaba muy a gusto conmigo y en el transcurso del tiempo (antes de la visita) una destina se le cruzó por el camino que cambió todo, así que eso quedó en nada, lo más triste es que lo que mostró por skype y por facebook y por twitter era totalmente cierto y hasta mejor en vivo y directo. 

Finalmente, conocí las 2 caras de la moneda, en la primera ocasión mi corazón se portó mejor que en la segunda, eso sí. O sea lloré bastante pues.

En fin, no quiero alargar mis historias de amores y desamores, prefiero, por ahora, dejarla hasta aquí y espero que les haya enseñado algo como a mi, lo que de verdad opino es que si quieren saber qué pasara, "ATRÉVETE" (así con mayúscula sostenida, negrilla, subrayada, cursiva y entre comillas) porque hasta que no lo hagas no lo vas a descubrir, es así de sencillo; yo he decidido optar a averiguar cómo es la cosa antes que quedarme con la duda del "si hubiese" señores esa frase no existe y cuando se usa es porque se está muy arrepentido para regresar el tiempo atrás y haber escogido el camino de la aventura. Ojo no digo que siempre se diga sí pero sino has conocido la compañía o la soledad extrema es que no has vivido tanto como has querido. 

Hay quienes nacemos para aprender y quienes nacen aprendidos y eso se sabe por la cantidad de oportunidades que te presenta la vida. Mientras más oportunidades tengas es que hay mucho camino por recorrer de lo contrario quiere decir que el momento que estás viviendo va por el camino adecuado.