miércoles, 30 de noviembre de 2011

Nada que venga de afuera te puede hacer más feliz...


Mi mente tiene demasiados días dándole vuelta a muchísimas ideas, es que todo en estos últimos días de mi vida, la verdad es que se ha multiplicado de cosas. Quiero hablar de todo quiero hablar de nada, quisiera gritar de emoción, ya no sé qué decir o no, lo que se es que no quisiera que se acabe el año. Ha sido tan maravilloso. [suspiro]

Ayer por ejemplo estaba pensando en los hombres que me ha tocado conocer, (1234567899....) por cierto que me escribió el último que más_____________ (complete aquí lo que se imagine), me resultó cómico el hecho de mi actitud, no sé por qué escribo esto solo sé que me dio por esos consejos de amor (no sé como llamarle) por volver a hablar de ellos.

Nada más porque si, porque se me ocurre confesar que me han tocado de todos los tipos y de todas las formas, claro con sus excepciones, pero digo de todos los tipos porque me he relacionado con tantos hombres, que pasan de 10 si comienzo a contar mi primer 'noviecito' (desde los 13 años), que ya había contado me fue infiel y lo ignoré por completo, creo que por eso es que he sido infiel, no me afectó sentimentalmente la verdad, es que esta personalidad mía tan tranquila y más de una decepción, como las que todas sufrimos, esa donde que nos convertimos en lo peor que se pueden imaginar, sí ¡fui cuaima! y digo fui porque aprendí la lección, qué pérdida de tiempo estar celando a alguien cuando puedes acabar con eso, pues si algo es cierto en la vida es que mientras más cuaima te hagan (PORQUE LA CUAIMA NO NACE LA HACEN) más cachos descubres, eso es como el que más te cela es porque más cacho te mete así mismito es.

En fin es normal que escriba sin parar y que quizás no entiendas de qué va esto, pues yo tampoco lo sé, necesitaba escribir, decir una vez más mi verdad de pronto porque quiero atención, porque me gusta hablar de esto porque sé algunas cosas, porque le hice caso a la vida y a las amigas, a las viejas y a las adultas cuando me dijeron te va a pasar esto, esto y esto. Escuché consejos y escuché mi corazón una vez tarde porque sufrí demasiado, pero asumiendo la vida como una causalidad ocurrió así porque así debía ser.

Nada que venga de afuera te puede hacer más feliz... esta frase va por dos cosas para que no busques felicidad a tu alrededor si primero no buscas dentro de ti y la segunda es, porque si tienes a un "algo" contigo deja de estar mirando pa' los lados mira que buenos partidas escasean.