sábado, 23 de abril de 2011

Como eres, eres tú.

Si me preguntaran alguna vez ¿Por qué me enamoré de ti? Contestaría: ¿Por qué no? Y es que es evidente que para eso entraste a mi vida, siempre he pensado, que los hombres que la vida me ha puesto en el camino o me pondrá en el camino, son para que me conquisten o para que suceda algo entre los dos, ningún hombre especial entra por casualidad, ninguna situación es fortuita, todos fuimos creados para una misión que juntas tomará sentido según lo que haya ideado Dios desde donde esté.

Ahora bien, volviendo a ti, hasta hoy, enamorarme de ti ha sido algo inevitable, y si no naciste para quedarte conmigo toda la vida, para que yo sintiera esto por ti sí; y afirmar que viniste al mundo para que yo me enamorara es una de las cosas más fáciles que me ha tocado admitir, es así de sencillo, fuiste creado para que el mundo nos colocara en un mismo tiempo, aunque separados, pero lo suficientemente importante como para que me notaras y te acercaras, lo demás vino solo. Esa insistencia de preguntarte cosas, de saber que contestarías todas mis preguntas y de verificar ahora, que ha pasado un tiempo, que efectivamente no hay algo que dejaste sin contestar, alguna intención tenía.

Y así fue en ese interés de descubrir cosas, que me llevé la sorpresa de encontrarte a ti, un loco pícaro que me ha robado mil sonrisas y quien me ha demostrado diariamente que no me equivoqué al querer, que no es imposible pedir, exactamente, lo que jugando pensé no encontraría jamás. Pude haber descrito muchas veces el hombre de mi vida, pero en mi corazón sabía que así como eres, eres tú.

viernes, 22 de abril de 2011

He notado que con la idea de pensar en no tenerte confirmo que efectivamente te quiero en mi vida, estos días desde que te conozco han sido maravillosos y son más de 300. Me descubro diariamente en tu sonrisa, me encuentro enamorada de cualquier detalle, me doy cuenta que si me hace cosquilla en la panza cada vez que te veo y pienso aunque sea de lejos.

Y hoy te vi en mis sueños, de todas las veces que desperté y volví a dormir soñé contigo fueron como 4 veces y te besé; en sueños fue como lo imaginé como quiero que sea en realidad. Falta menos para este deseo de hace tantas lunas y soles.

Pero ya nunca me quiero ir a dormir sin decirte qué me pasa.

martes, 12 de abril de 2011

Entrada #100 (Un post que no es mío)

Es la entrada número 100 y está escrita por un buen amigo (Mauro Medina @Mago_MG) que conocí en Twitter, de alguna forma escogió empezar por mi blog antes de intentar crear el suyo, él sabe que cuando se decida este será su 1er post que comenzó aquí desde mi humilde blogger. No tiene título y como casi todo lo que yo escribo es una de esas lecciones que aprendemos viviendo.


"Lo más probable es que le haya pasado a la mayoría del mundo, por lo general, decimos esa trillada frase de aprender de los errores, pero ¿en realidad se le pone atención? ¿en realidad uno toma conciencia?, mi hipótesis es que si el golpe de ese aprendizaje es lo suficientemente fuerte no sólo aprenderás sino que te marcará. 

Aprendí en lo poco que las personas se conocen y, tristemente, que nos tomamos tanto tiempo, en nuestras vidas, para saber tanto del mundo sin comenzar por nosotros mismos, nuestras capacidades, credos y filosofías. 

Invito a todo el que lea esto, que sí se arrepiente de sus actos sepa porqué y prometerse a si mismo que hará todo lo que está en su voluntad para corregirlo y no repetirlo. 

Personalmente, aprendí que nada es perfecto y no tiene porque serlo, las cosas ideales creo que están sobrevaloradas, aprendí a no forzar, respetar y quizas sentir más. 

Lo importante es tener fe en uno mismo al final ¿no? y no pensar que algo saldrá mal... invito a disfrutar a la gente, la vida, a reír y amar... y poner la felicidad propia ante todo. 

Quizás esta expresión sin cola o cabeza no tenga mayor sentido, pero recuerden que el sentido de la realidad se lo da uno, no es por nada, pero el objetivo de la vida no es compartir una perspectiva, todo lo contrario, es compararla, aceptar y tolerar. 

Gracias a las personas que me han ayudado a aprender de la vida, de mi mismo, del prójimo y nunca dejar de hacerlo".